TOKYO SESSIONS

DELFINA OLIVER

CUARTO DISCO SOLISTA DE JAZZ VOCAL GRABADO EN JAPÓN. FOURTH STUDIO JAZZ ALBUM RECORDED IN JAPAN.

El álbum estará disponible a partir del viernes 10 de julio en las principales plataformas de streaming, descarga y redes sociales, así como en formato físico para adquirirlo a través de la web de la cantante.

En “Tokyo Sessions”, la cantante de jazz Delfina Oliver buscó reflejar la música de las funciones en vivo realizadas durante cuatro temporadas de cuatro meses en los “jazz bars” New York Bar del barrio de Shinjuku y Maduro Bar de Roppongi, entre 2012 y 2018.

“En los últimos años he realizado cinco temporadas como cantante residente en dos de los “jazz bars” más concurridos de la capital japonesa, entre 2012 y 2019. Mi voz me ha llevado a conocer este país maravilloso en donde me acompañan talentosos músicos de la escena local, y adonde he establecido una cálida relación con el público que me mantiene yendo año tras año. Este disco representa un tributo a esta cultura que tanto admiro, que tanto me ha dado y enseñado a través de su arte, su filosofía, su comida, su estética, y sus valores como el honor, el respeto por el prójimo y por la naturaleza, la honestidad, la seguridad, y la disciplina, valores culturales que me impactaron desde la primer visita, y que causaron mi admiración y gratitud eterna hacia el pueblo japonés.”

La acompaña una formación pequeña e íntima, formada por un trío de reconocidos músicos de la escena del jazz japonés: el pianista inglés Simon Cosgrove, arreglador y co productor del proyecto, compañero de Delfina en todas sus temporadas allí, junto a los japoneses Daiki Yasukagawa en contrabajo, y Masahiko Osaka en batería. Cuenta con Bruce Huebner maestro y referente del shakuhachi - flauta japonesa de bambú – como invitado especial en tres canciones.

“Tokyo Sessions”, es un disco de standards de jazz con referencias y elementos de la cultura japonesa, entre los que cuenta también con una zamba del folclore argentino dedicada por la cantante a su padre, y una canción de cuna anónima del folclore japonés tradicional cantada en ese idioma. El común denominador de la obra es la impronta jazzística que imprime la cantante junto a su clásico trío de jazz, más el shakuhachi como invitado en tres canciones, que ocupa el lugar del viento tradicionalmente reservado para un saxo o trompeta, logrando un sonido que fusiona el jazz con un color de folklore japonés.

Grabado como un disco en vivo, se respetaron las tomas originales, una única sesión de seis horas sin sobre grabaciones ni ediciones posteriores, dándole una estética sonora similar al de un vivo.

Si bien es un disco de jazz, “Tokyo Sessions” tiene un claro tinte nipón: Desde el standard “Poor Butterfly” que abre el disco con el trío junto al shakuhachi, cuya música y letra cuentan la historia de una inocente joven japonesa que se enamora trágicamente de un marino americano bajo los cerezos en flor, recreando la historia de la ópera Madame Butterfly de Giacomo Puccini, hasta la composición “Moonlight in Vermont” en una versión intimista de piano y voz, que tiene una estructura y letra similar a las de un “haiku”, género poético tradicional japonés que suele hacer referencia a escenas de la naturaleza o la vida cotidiana, e incluye típicamente una referencia a una estación del año.

El shakuachi también aparece con brío en la versión de Latin Jazz y swing de “Love For Sale” de Cole Porter en una versión potente y energética, y en la suave canción de cuna Takeda No Komoriuta cantada en japonés, una tradicional canción de cuna anónima de su folklore.

Delfina no quiso dejar de grabar una muestra de la música de su tierra, con una sentida version jazzísitca de la zamba salteña de Eduardo Falú con letra de Jaime Dávalos, grabada como una emotiva balada con cadencia de “jazz waltz” en 3x4, que dedica a la memoria de su padre que se la cantaba de chica. “No tengo miedo al invierno con tu recuerdo lleno de sol”.

El arte del álbum físico fue diseñado en Argentina con los colores de la bandera japonesa y las características flores de “sakura” (cerezo), con el sol rojo emblemático de la bandera japonesa que contiene el nombre del disco escrito en katakana (escritura de fonética japonesa). En su interior presenta fotos de la sesión de grabación en Tokio por el fotógrafo Tomohide Ono, y en la tapa y contratapa las fotos realizadas en Buenos Aires por la fotógrafa Verónica Ruiz, a cargo de la imagen de los tres últimos discos de Delfina.

El álbum físico se encuentra en las bateas de la prestigiosa cadena de disquerías japonesas Disk Union, y será lanzando en Buenos Aires este año en fechas a confirmar en cuanto se reabran los clubes de jazz y teatros.

La Embajada Argentina en Tokio distinguió el disco con el uso del Logo Oficial 120 años de cooperación Argentina-Japón que figura en la contratapa.

Leer más… Cerrar